Familia de joven que fue bajado de un ómnibus demandará a chofer y policía

La familia del hombre que fue bajado de un ómnibus a la fuerza (y más tarde fue atropellado) denunciará al chofer y a la policía que lo sacó por omisión de asistencia, informó su abogado, Rafael Silva. Los familiares dicen que deberían haber llamado al 911, dado que el muchacho de 23 años estaba atravesando una crisis nerviosa. El joven se encuentra internado en un hospital a la espera de una cirugía en su pierna.

La semana pasada declaró ante el fiscal de Libertad, Hugo Pereira, el chofer y el guarda del ómnibus de la empresa Cotmi. Por otro lado, la policía que también participó en el disturbio declaró el viernes, pero según supo El País su declaración no fue grabada por “error”, lo que condujo a que volviera a declarar ayer.

El chofer y la agente bajaron al hombre a la altura del kilómetro 58, en ruta 1, en horas de la mañana, y este luego deambuló bajo un estado de alteración. Alrededor de las 19 horas lo atropelló un auto en el kilómetro 79.

Silva dijo a El País que a partir de las declaraciones de los involucrados (incluido el joven), se supo que lo que sucedió fue que un pasajero que estaba al lado del joven de 23 años tenía “cara triste” y entonces este le dijo: “¿Te puedo cantar para alegrarte el día?”. “Cantó alto y de forma extraña, por lo que la policía que estaba cerca y el guarda le pidieron que se callara de mala manera”, dijo el abogado.

Cuando el hombre vio el arma de la policía, se asustó y “entró en una suerte de trance psicótico”. A partir de ahí es que el chofer se aproximó hacia él. “Prácticamente lo agarró de la solapa y lo bajó” con la ayuda de la policía, dijo Silva.

De todas formas, el guarda del ómnibus declaró que creyeron que había riesgos si el muchacho permanecía en el vehículo, sobre todo porque se había tocado el cuerpo y pensaron que quizá tenía un arma.

Silva confirmó a El País que su cliente no tiene ningún trastorno psiquiátrico o psicológico, y tampoco tomaba medicamentos. Sus amigos del trabajo le dijeron que era un “muy buen tipo” y “tranquilo”.

“Las palabras de él no son ‘no me toques que te mato’, sino que él dice ‘te amo, te amo, te amo’, e incluso el chofer lo agarra del brazo y él no se resiste”, enfatizó el abogado en relación al supuesto riesgo.

Y agregó: “Acá estamos hablando de una policía que está preparada, por lo menos en el marco teórico, para contener o intervenir en alguna situación de violencia o en alguna situación en la que se considere que está en riesgo la integridad psíquica de alguien”.

El video
En un video de la red social Tik Tok que se viralizó en las redes sociales durante la última semana de julio, se ve cómo el chofer y la agente de Policía bajan a la fuerza al joven que parecía estar atravesando una crisis nerviosa.

El guarda y la mujer parados al lado del hombre, que estaba en su asiento, y se escucha cómo este les dice: “Te amo bo, te amo, te amo, te amo, te amo”. Luego se para y grita: “¡Amá, la vida es una sola! ¡Amá!”.

A raíz de esto ambos lo sujetaron de la remera, a lo que el joven gritó desesperado: “¡Otra vez me van a matar!”.

Lo bajan y la agente lo insulta. Ya afuera del coche, el joven comienza a correr y se choca contra un alambrado, pero después regresa hasta la ruta y desde el ómnibus le arrojan su mochila.

La Jefatura de San José emprendió una investigación interna para determinar la responsabilidad administrativa de la policía, pero esta luego descartó que haya actuado indebidamente, por lo que no recibió ninguna sanción.

Ricardo Bernardi, profesor emérito de la Facultad de Medicina de la Udelar, no quiso opinar del video, pero expresó a El País que se está juzgando la actuación del guarda y el policía “con el diario del lunes”.

“Ves a una persona desbordada y no sabes si está drogado o alcoholizado”, dijo, y añadió que se espera que las personas se comporten debidamente en los espacios públicos. Sin embargo, reconoció: “Existen perjuicios sobre la enfermedad mental”.

El País

Suscríbete a nuestras noticias

    Portal de noticias